Actuar de manera rápida, pero con certeza y seguridad, puede salvar vidas en el caso de un accidente de tráfico.

«Si lo sabes hacer bien, puedes salvar muchas vidas en un accidente de tráfico». Esta frase extraída de un manual de la DGT pone de manifiesto que, ante un accidente de tráfico, actuar de manera rápida, pero también con rapidez y destreza puede marcar la diferencia. Por ello, la Guardia Civil, en un tuit reciente, ha querido recordar los tres pasos que hay que seguir para prestar ayuda en el caso de presenciar un accidente en la carretera.

Proteger

En primer lugar, hay que dejar el vehículo propio estacionado lo mejor posible para no obstaculizar y colocarse el chaleco reflectante antes de bajar del mismo. En ningún caso, se debe permanecer en la calzada, acercarse a un vehículo en llamas o que transporte mercancías peligrosas.

En segundo lugar, hay que señalizar la zona colocando los triángulos a unos 50 metros y encendiendo las luces de emergencia o de posición del coche.

Avisar

La Guardia Civil señala que posteriormente hay que llamar al 112, gratuito desde cualquier teléfono. Hay que informar del lugar del accidente facilitando la calle, el número, la vía o el punto kilométrico en el que ha ocurrido; si se trata de una carretera de doble sentido y cualquier otro dato que ayude a localizar el sitio. Después hay que proporcionar al 112 datos sobre el número de heridos y su estado -si sangran, están inconscientes, atrapados, etc.- y si hay solo uno o varios vehículos implicados. También informar sobre cualquier circunstancia especial como si entre los heridos hay niños, si el vehículo siniestrado lleva mercancías peligrosas, si se ha caído al agua o se ha precipitado por una pendiente o si hay peligro de incendio, por poner algunos ejemplos. Nunca hay que colgar hasta que desde la central del 112 no de la conformidad.

Socorrer

Lo primero es no causar más daño. Por ello, La Guardia Civil destaca que, como norma, no se debe mover a los heridos ni sacarlos del vehículo, ni trasladarlo por cuenta propia. Lo que sí hay que hacer es permanecer cerca de ellos e intentar tranquilizarlos. En el caso de que se trate de un motorista, no hay que quitarle el casco. A los accidentados no se les debe dar ni bebida, ni comida ni medicamentos. En caso de ser necesario, y siempre que se tenga conocimientos, efectuar los primeros auxilios. Por último, se debe permanecer en el lugar hasta que los servicios de emergencia lo indiquen.

diariosur.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *